¿Para qué sirve tener consejeros independientes en el Consejo de Administración?

Consejo de Administración

La dirección y planeación de la empresa debe descansar en un gobierno corporativo que garantice la imparcialidad de las decisiones y que más allá del beneficio a la familia, beneficie a la empresa.

Una empresa familiar que quiera  asegurar la continuidad y trascender de generación en generación necesita establecer sistemas de gobierno corporativo que atiendan simultáneamente a la buena marcha del negocio y a la armonía familiar y en este contexto el consejo de administración deberá adecuarse a la realidad empresarial:

  • La generación.
  • El tamaño de la empresa.
  • El tamaño de la familia y sus relaciones interpersonales.
  • La filosofía de la familia.

El Consejo de Administración es la instancia donde los accionistas de la empresa toman las decisiones más adecuadas para su buen funcionamiento. Es un órgano de supervisión y control de la operación del negocio. 

Funciona como un foro en el que se representan los intereses de los  accionistas, se asegura el cumplimiento de los requisitos legales vigentes, se discutan y entiendan los temas importantes de la empresa.

Así pues, es un órgano colegiado en el que los consejeros realizan funciones de auditoría, evaluación y compensación. 

¿Cómo se conforma el consejo?

Existen dos tipos de consejeros, los consejeros independientes y los consejeros patrimoniales. Para tener un equipo eficiente, se recomienda que del total de miembros del Consejo, un 25% o más sean de naturaleza independiente. Esto, para dar un equilibrio a las visiones estratégicas.

La incorporación de consultores o asesores independientes  al Consejo, ayuda a proporcionar información y juicio crítico para actuar con eficiencia y establecer procesos de supervisión y toma de decisiones transparentes, así como evitar que presiones procedentes del ámbito familiar interfieran en el negocio.

Entonces, los consejeros deben propiciar un ambiente de confianza y honestidad. Impulsando una cultura amigable, para asegurar la rendición de cuentas de cada uno de los integrantes y conseguir el equilibrio entre los intereses de empresa y los deseos de la familia. Para que esto ocurra es necesario tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Establecer una separación clara entre las tareas del consejo y las de dirección.
  • Definir con claridad los intereses y valores de la familia y el negocio.
  • Evitar disputas de poder e influencia que afecten la estabilidad empresarial.
  • Evaluar periódicamente el desempeño del consejo para mejorar sus aportaciones y su rendimiento.
  • Crear un clima de confianza entre los consejeros que les permita trabajar en armonía.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Más publicaciones

Te escuchamos

Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.