Desafíos de las empresas familiares sin gobernanza

A pesar de ser la forma de negocio más común en México y a nivel mundial, el gobierno de las empresas familiares normalmente se pasa por alto en gran medida. 

Las prácticas sólidas de gobierno se consideran saludables para la prosperidad de las pequeñas empresas. Sin embargo, conciliar la velocidad de decisión, la flexibilidad y la innovación empresarial con las necesarias prácticas y procedimientos de gobernanza suele ser problemático. Debido a que las empresas familiares afrontan conflictos derivados de la implicación de la familia y empresa al mismo nivel y tiempo en comparación con otras formas comerciales.

Las familias empresarias enfrentan desafíos que incluyen formar un consejo familiar, atraer directores independientes, abrirse a inversiones de capital privado y gestión del riesgos. El grado de relevancia de estos desafíos depende del tamaño de la empresa y la industria. Pero el negocio tendrá que lidiar con ellos en algún momento.

La gobernanza juega dos papeles importantes. Primero, salvaguarda el interés de los socios y segundo, aumenta la transparencia. Por lo tanto, un buen Gobierno Corporativo es clave determinante del éxito y la supervivencia de la organización.

Gobernanza en las empresas familiares

El Gobierno Corporativo puede ser definido como la forma en que una empresa es dirigida y navegada. La gobernanza es un proceso esencial a través del cual las empresas familiares pueden establecer e implementar reglas que rijan y regulen diferentes aspectos del negocio. 

Es una práctica que cubre un amplio espectro que puede ir desde la regulación del empleo de los miembros de la familia hasta la creación de comités de directorio y el desarrollo de una estrategia de inversión equilibrada y coherente. 

El gobierno debe asegurar el logro de la visión general y los objetivos tanto de la familia como de la empresa y establecer las estrategias de implementación necesarias, que permitan que la empresa familiar tenga éxito sin romper la armonía familiar. La gobernanza es un viaje continuo que se mueve con el negocio y se adapta a sus necesidades.

¿Cuáles son los desafíos que puede enfrentar una empresa familiar sin gobernanza?

Intensificación de los Conflictos

Los conflictos en el caso de las empresas familiares a menudo pueden ser emocionales y dramáticos. La ausencia de gobernanza puede conducir a la falta de una sana comunicación entre los integrantes de la familia y puede resultar en la intensificación de tales conflictos. 

Las familias necesitan un marco para decidir los problemas que tienen que  resolverse. Asimismo, para la unidad familiar y el éxito de la empresa, establecer un mecanismo de resolución de conflictos para contener, agilizar y simplificar el proceso de resolución de cualquier desacuerdo.

Pérdida de oportunidades

Si bien no contar con un sistema de gobierno sólido no significa necesariamente la desaparición del negocio en un futuro cercano o la pérdida de sus ganancias, puede resultar en una cadena continua de pérdida de oportunidades. 

Las empresas familiares que implementan una estrategia de gobierno tienen una mejor coordinación y es probable que logren y prosperen aún más.

Nepotismo dañino 

Aunque la sucesión familiar tiene muchos aspectos positivos y es el brazo de la mayoría de las familias, no debe confundirse con el nepotismo dañino. Es decir, la promoción de los miembros de la familia a roles que no son capaces de desempeñar o para los que son inadecuados. 

La ausencia de gobernanza permite nepotismos dañinos. Establecer un conjunto claro de reglas que regule elementos clave como el empleo, el desarrollo profesional de los integrantes de la familia, la evaluación y la capacitación de empleados familiares y no familiares de una manera justa y transparente puede ayudar a evitar este suceso y preservar el negocio.

Implementación efectiva de un sistema de gobierno

Conoce los beneficios de implementar el Gobierno Corporativo

Un sistema de gobierno coherente puede ayudar a las familias a enfrentar estos desafíos. El mero hecho de contar con un conjunto de estructuras y políticas enumeradas no equivale necesariamente a una buena práctica de gobernanza, ya que lograr un impacto positivo a través de la gobernanza requiere que la gobernanza se “viva y respire” todos los días. 

La creencia en los valores familiares, el respeto y la adecuada integración son pilares fundamentales del buen gobierno. Un elemento importante que puede hacer o deshacer el proceso de implementación es un análisis cuidadoso de si la estrategia de gobierno adoptada es realmente adecuada para cada familia en particular o su negocio. Cada empresa familiar debe considerar sus propias necesidades y objetivos y, en base a esta consideración, elegir órganos de gobierno, políticas y procedimientos viables.

Comparte este artículo

Más publicaciones

Escríbeme y te ayudo

Scroll to Top